Tonos pálidos, la elegancia más suave.

Tonos pálidos, la elegancia más suave, que no sólo las habitaciones infantiles pueden lucir, los salones en estas gamas, ganan en luminosidad. Los colores suaves tienen la capacidad de  mezclarse bien entre ellos y como veras más adelante, muchas de las decoraciones en estas gamas, aúnan más de uno, pudiéndose ver estancias que mezclan los rosas, amarillos, azules verdes o lavandas sin que resulte chocante. Mezclado con tonos neutros, el resultado es fabuloso, veremos salones en tonos topo, combinado con rosas y azules, llenos de elegancia, como los tonos lavanda junto con blancos y marrones, que consiguen el mismo efecto. Tapicerías con acabados empolvados en estos tonos suaves, papeles pintados con estampados delicados, muebles decapados y envejecidos pero sin salirse de los colores pálidos, vaporosos visillos, pinturas para paredes o muebles con acabados a la tiza, Estancias de aspecto confortables, románticas y muy femeninas, pero teniendo cuidado de no caer en la cursilería.

Interesante combinación de tonos pálidos en esta estancia, donde se combinan el verde decapado del armario, el suave azul grisáceo del papel pintado y los tonos neutros y rosados del resto.

Azules, rosas y verdes suaves.

Azules, rosas y verdes suaves.

Azul pálido en las paredes, cajas a modo de cuadros con fondos en amarillos y rosas, a juego con los estampados del puf o de los cojines del sofá en tonos verde.

Suaves tonos azules amarillos y rosas.

Suaves tonos azules amarillos y rosas.

Paredes en tono añil pálido, chaise longue en blanco y lavanda, cortinas blancas y sillón de estilo en tonos turquesas suaves.

Lavandas, rosas y azules pastel.

Lavandas, rosas y azules pastel.

Un salón en tonos topos y blancos coordinados con toques de rosa pastel en las cortinas.

Tonos blancos y topo con toques de rosa pastel.

Tonos blancos y topo con toques de rosa pastel.

Un salón con las paredes en tono Blush (rubor) mezclado con tonos cremas y neutros.

Tonos neutros y crudos combinados con  rosa pastel.

Tonos neutros y crudos combinados con rosa pastel.

Un papel pintado con un vistoso estampado bicolor que combina un tono rosa en el fondo y los motivos florales en color azul pálido, el resto de la estancia coordina estas gamas.

Estampado floral en tonos azules y rosas.

Estampado floral en tonos azules y rosas.

Un clásico salón donde se combinan en las paredes un tono blanco roto y un verde pálido que domina toda la estancia.

Salón en suave verde pastel.

Salón en suave verde pastel.

Un ecléctico salón donde se combinan los tonos neutros y lavandas con un toque de frambuesa más sofisticado en las paredes.

Salón en tonos neutros y lavandas.

Salón en tonos neutros y lavandas.

Un suave tono arena cubre las paredes de este luminoso salón, combinado con el blanco del sillón y el rosa de la tapicería.

Agradables tonos neutros y rosas.

Agradables tonos neutros y rosas.

Salón pinados en colores blanco y gris pálido, combinado con el mobiliario en tonos neutros.

Grises y neutros en este salón.

Grises y neutros en este salón.

Elegante y romántica estancia pintada en tono topo y blanco, con toques en rosa y azul pastel.

Tono topo y decoración en rosas y azules pastel.

Tono topo y decoración en rosas y azules pastel.

Un salón contemporáneo, pintado en tonos marfil y lavanda, combinados con tonos crudos y neutro en tapicerías y mobiliario.

Paredes lavanda y tonos neutros.

Paredes lavanda y tonos neutros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *