Renovación de una villa del siglo XV.

Renovación de una villa del siglo XV, por la firma de  CMT Arquitectos  situada en la ciudad de Monteriggioni, Toscana. En el hermoso barrio del Castello della Chiocciola, se ubica esta villa cuyos trabajos de rehabilitación han sido llevados a cabo por los estudiantes del estudio del famoso arquitecto italiano Baldassarre Peruzzi. Los arquitectos de CMT querían restaurar las piezas originales al mismo tiempo haciendo de la casa de 400 metros cuadrados un lugar moderno y funcional. Las paredes y pisos originales fueron restaurados y todos los muebles fueron diseñados por los carpinteros locales.

Altísimos techos con un artesonado compuesto por vigas de madera de dos tamaños diferentes, en su tono natural, grandes ventanales acabados en arco de medio punto con perfilería negra que contrasta con el suave tono de las paredes.

Las gruesas paredes, sustentan un alto techo con artesonado.

Las gruesas paredes, sustentan un alto techo con artesonado.

El sencillo mobiliario de estilo contemporáneo le aporta a la estancia un aspecto minimalista casi monacal, sólo roto por la exuberantes plantas que la adornan.

Sobriedad de formas en un amplio espacio decorativo.

Sobriedad de formas en un amplio espacio decorativo.

Junto a la estancia que acabamos de ver nos encontramos con un salón que se rige por la misma sencillez que la anterior, esta vez compuesta por un gran sofá modular dispuesto en forma de L  y frente a el dos cubicas mesas de madera en tono oscuro y un  mueble a medida que ocupa casi toda la pared y que combina en su moderno diseño el blanco y el negro.

El estilo minimalista del mobiliario, contrasta con el entorno de estilo más palaciego.

El estilo minimalista del mobiliario, contrasta con el entorno de estilo más palaciego.

En esta otra imagen tomada desde una perspectiva diferente vemos paredes a media altura y un gran arco que da acceso a la zona de cocina y comedor.

Otro gran contraste, con los añadidos modernos al espacio clásico.

Otro gran contraste, con los añadidos modernos al espacio clásico.

Las líneas rectas y el moderno mobiliario crean un ambiente contemporáneo en la cocina, donde el color blanco es el predominante, solamente roto por los electrodomésticos, la encimera y los laterales de la isla en tono negro y pequeños detalles en acero inoxidable.

Una cocina de líneas minimalistas, como en el resto de la propiedad.

Una cocina de líneas minimalistas, como en el resto de la propiedad.

Frente a la moderna y sencilla cocina, un no menos sencillo comedor, que se compone de una robusta mesa de madera con patas de acero lacadas en tono negro de acabado mate y seis sillas de diseño también en color negro, como las dos grandes lamparas colgantes sobre ella.

Una rotunda composición decorativa, en la zona de comedor.

Una rotunda composición decorativa, en la zona de comedor.

El dormitorio principal aunque sigue el mismo estilo decorativo de toda la vivienda, tiene ese toque palaciego conseguido sobre todo por la cama con dosel y la cómoda de madera rústica bajo la ventana.

Un suelo de rústicos tablones de madera recuperada contrasta con la mesilla de noche con acabado brillante, la lámpara de pie y el sillón.

Un suelo de rústicos tablones de madera recuperada contrasta con la mesilla de noche con acabado brillante, la lámpara de pie y el sillón.

En la siguiente imagen bajo estas líneas, vemos uno de los cuartos de baño con los que cuenta esta espléndida vivienda, donde la madera rústica se combina con lisas piezas lacadas en color blanco y sanitarios en el mismo tono.

Un cuarto de baño funcional, con el sempiterno toque minimal en la decoración.

Un cuarto de baño funcional, con el sempiterno toque minimal en la decoración.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *