Librerías

Librerías son muebles que albergan esas otras historias que vivimos

a través de los libros, que algunos coleccionamos como pequeños

tesoros. No todo el mundo, tiene espacio suficiente para poder poner

estas librerías en sus hogares, pero vamos a soñar con esas que a voy

a presentaros a continuación. De materiales diversos, estos muebles

consiguen dar ambiente de cálida elegancia, al lugar que ocupan.

La madera, es el material por excelencia para su fabricación, aunque

hoy día se hacen de otros muchos materiales.

Soportada por vigas de metal, en una estancia con un techo muy alto,

esta biblioteca volada sobre el salón, con espacio para pasear por ella

o sentarse tranquilamente a leer un buen libro. De metal también la

escalera que llega a ella.

En todo lo alto

En todo lo alto

También en una segunda altura y aprovechando el espacio, con una

escalera móvil, esta librería de madera, imprime carácter a este salón,

de doble altura. También se aprovechan las paredes bajo esta para el

mismo fin,

Doble altura

Doble altura

Como columna central de una impresionante escalera de madera, se

emplea este espacio para colocar los libros, sin restárselo al salón.

 

Columna de libros

Columna de libros

En este caso, el lugar que se utiliza para ubicarla, es el espacio bajo

las escaleras, Una fantástica idea para llevarla a cabo.

Bajo la escalera

Bajo la escalera

En un salón de doble altura, se sitúa esta biblioteca, que ocupa toda

la pared y sirve de pared divisoria para otra estancia anexa a este

salón. La librería se utiliza para su fin, como para exponer obras de

arte y objetos varios de decoración.

Como pared divisoria

Como pared divisoria

Las paredes de este salón de dos alturas se usan como librerías,

aprovechando cada espacio de esta.

Tras el sofá

Tras el sofá

Bajo el ventanal en ábside, se utiliza el hueco entre la parte baja de

las ventanas y el suelo, para hacer una estupenda librería.

Bajo el ventanal

Bajo el ventanal

En este esplendido ático, de impresionante doble altura ,se ha utilizado una pared, de

suelo a techo ,para albergar esta soberbia biblioteca, junto a la chimenea.

Junto a la chimenea

Junto a la chimenea

Una pared, ocupa esta librería al completo, el único espacio que se

deja libre es el de la ventana. Estupenda idea aprovechando bien el

espacio disponible.

Rodeando la ventana

Rodeando la ventana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *