300 metros cuadrados de diseño.

300 metros cuadrados de diseño, para crear un boulevard interior  creado por el Estudio de Diseño  Tal Goldsmith Fish. Un apartamento en un edificio previsto por Arch. Richard Meier, en el bulevar Rothschild,  de Tel Aviv. Como una referencia a la calle donde se encuentra, se diseñó este apartamento siguiendo el eje de ese boulevard.  Un espacio de 25 metros de largo solamente separado por unas puertas pivotantes a cada lado de la estancia central.

Como continuando con el boulevard del exterior, se dispuso este más que interesante proyecto de apartamento, donde todo un lateral queda abierto al exterior por unos grandes ventanales.

Un espacio alargado muy bien distribuido, que mira hacia los ventanales que dan al exterior.

Un espacio alargado muy bien distribuido, que mira hacia los ventanales que dan al exterior.

En primer plano, la original lámpara que ilumina la mesa de comedor desde donde se sacó esta imagen, donde vemos que el hormigón es un material que forma parte de la decoración de este apartamento.

la madera y los tonos blanco negro y gris, como base decorativa en esta vivienda.

la madera y los tonos blanco negro y gris, como base decorativa en esta vivienda.

En la pared de la zona de estar, se instaló unos alargados y finísimos estantes de metal hasta el techo, con una escalera para acceder a los más altos, frente a estos un par de modernos sofás modulares tapizados uno en blanco y el otro en gris.

La zona de estar de este apartamento, cuenta con modernos sofás en blanco y gris y unas estanterías metálicas.

La zona de estar de este apartamento, cuenta con modernos sofás en blanco y gris y unas estanterías metálicas.

Un continuo suelo blanco unifica todas las estancias de este apartamento. A la izquierda de la imagen unos modernos apliques iluminan la pared de hormigón entre la zona de estar y la cocina y el comedor de esta propiedad.

Imagen de la zona de cocina y comedor, con unas puertas pivotantes de madera al fondo.

Imagen de la zona de cocina y comedor, con unas puertas pivotantes de madera al fondo.

Una forma de unificar un espacio y coordinarlo con otro como en el caso del suelo, es este de los estantes de la pared, que continúan hasta la zona de la cocina con mobiliario que cuenta con frontales de madera trato en los armarios de almacenaje como en la decoración de la isla, con encimera y taburetes en color negro.

Una moderna cocina de estilo minimalista, en tonos madera y negros.

Una moderna cocina de estilo minimalista, en tonos madera y negros.

Tanto a un lado del salón, como al otro un juego de grande puertas pivotantes de madera con aspecto de contraventanas que separan este de oras estancias como los dormitorios o los abre al resto de la vivienda.

Grandes contraventanas pivotantes, hacen de separadores de ambientes.

Grandes contraventanas pivotantes, hacen de separadores de ambientes.

Tras las grandes puertas, se encuentra el dormitorio principal dividido en dos estancias por una pared divisoria donde se sitúa la moderna cama. Todo el espacio está decorado en colores grises y blancos con algunas concesiones al negro.

La suavidad de tonos en el dormitorio, ayudan al descanso.

La suavidad de tonos en el dormitorio, ayudan al descanso.

Tras esa pared divisoria se situa el mueble que alberga el lavamanos, y frente a este una bañera de líneas rectas minimalista, de color blanco y junto a esta unas grandes cristaleras, que unade ellas alberga las duchas y la otra un amplio  y luminoso vestidor.

Un completo cuarto de baño, tras la pared divisoria.

Un completo cuarto de baño, tras la pared divisoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *