34 metros cuadrados bien aprovechados.

34 metros cuadrados bien aprovechados, los de este pequeño apartamento situado en Östermalm, un gran distrito en el centro de Estocolmo, Suecia.

Junto a la puerta de entrada, se encuentra la cocina, con mobiliario con puertas lacadas de color blanco con perfiles de madera en los superiores donde se encastraron las luces y una encimera de mármol blanco. Entre unos y otros, la pared se cubrió con piezas de pequeño gresite también de color blanco.

Paredes y techo de color blanco, en este pequeño apartamento.

Paredes y techo de color blanco, en este pequeño apartamento.

Al final de la cocina vemos la puerta de acceso al pequeño balcón y a la zona de comedor, formada por una mesa redonda que se construyó aprovechando un antiguo pie de mesa recuperado que se pintó en color blanco y se le añadió una pieza de mármol blanco en la parte superior.

Sillas de estructura metálica con asientos y respaldo, tapizados en un tono neutro.

Sillas de estructura metálica con asientos y respaldo, tapizados en un tono neutro.

En el pequeño y agradable balcón con barandilla de hierro y suelo de tablillas de madera en tono oscuro, se instalaron dos modernas sillas con patas realizadas con chapa de madera curvadas al vapor y asientos en material plástico. Un taburete hace de improvisada mesa auxiliar entre ambas sillas.

Vistas de la ciudad, desde el balcón del apartamento.

Vistas de la ciudad, desde el balcón del apartamento.

De vuelta al interior del apartamento, vemos las dos ventanas y la puerta al balcón, desprovistas de cortinas, que impidan o maticen la entrada de  la luz natural que llena toda la estancia, aumentada por el color blanco de las paredes y el techo.

Una tarima formada por tablas de madera blanqueada, cubre el suelo del apartamento.

Una tarima formada por tablas de madera blanqueada, cubre el suelo del apartamento.

Bajo las ventanas uno prácticos radiadores, para poder calentar la estancia en los fríos días del invierno sueco. Justo delante un sofá-cama y una rústica mesa de madera acompañada por otros no menos rústicos taburetes.

En la zona de estar, mobiliario de estilo rústico.

En la zona de estar, mobiliario de estilo rústico.

En la pared del fondo, tras los ya mencionados taburetes, dos modernas cómodas que combinan el color blanco de sus cajones y la madera grisacea de los laterales y el sobre. Antiguos carteles anunciadores de pruebas automovilísticas decoran la estancia.

La sala de estar, se mueve entre lo rústico y lo moderno.

La sala de estar, se mueve entre lo rústico y lo moderno.

El detalle que  imprime interés a este apartamento, es la pared de cristal transparente que divide la zona de estar y el dormitorio.

El uso del cristal, hace que la luz natural, entre a raudales en el dormitorio.

El uso del cristal, hace que la luz natural, entre a raudales en el dormitorio.

En esta imagen vemos con más detalle el  interior del dormitorio, que juega con los tonos blanco negro y unos neutros y suaves tonos grisáceos. Junto a la pared de cristal, un original candelabro de  gruesas y altas velas  que le aportan interés decorativo al pequeño apartamento.

Grabados y un gran espejo, enmarcados en con una fina moldura negra.

Grabados y un gran espejo, enmarcados en con una fina moldura negra.

En las dos imágenes siguientes, vemos el cuarto de baño, con paredes revestidas de placas cerámicas blancas, sanitarios en el mismo color y el suelo con unas de tono gris.

Imagen de la ducha y del toallero radiador, del cuarto de baño.

Imagen de la ducha y del toallero radiador, del cuarto de baño.

Imagen del cuarto de baño, del pequeño apartamento.

Imagen del cuarto de baño, del pequeño apartamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *