Un ecléctico ático en NY, situado donde antes había un almacén. Una esplendida remodelación que guardaba en secreto un magnifico artesonado de vigas de madera.

Este interesante apartamento se instaló en el último piso de un antiguo almacén. En la remodelación se descubrió que la estructura del techo formada por vigas de madera estaba en un muy buen estado de conservación, por lo que se optó por dejarlas al descubierto. Esa decisión marcó la decoración de este ático de estilo industrial.

Una grandes y antiguas vigas de madera, cruzan el techo de este ático.
Una grandes y antiguas vigas de madera, cruzan el techo de este ático.

 

Unas esferas de cristal a diferentes alturas, forman la moderna lámpara sobre la mesa de comedor.
Unas esferas de cristal a diferentes alturas, forman la moderna lámpara sobre la mesa de comedor.

La utilización de acero inoxidable en los electrodomésticos, las encimeras, la perfilería, la amplia campana extractora y el moderno y original fregadero cilíndrico con los que cuenta la cocina, incrementan aún más el aspecto industrial de este ecléctico ático. La zona de cocina, se encuentra enmarcada en su parte superior por unos parámetros pintados en color blanco, que albergan la iluminación y las salidas del aire acondicionado.

La mezcla de materiales como el ladrillo visto, el acero inoxidable y la madera, conviven en un mismo espacio decorativo.
La mezcla de materiales como el ladrillo visto, el acero inoxidable y la madera, conviven en un mismo espacio decorativo.

En la parte opuesta del comedor, vemos el más que espacioso salón, donde el ladrillo visto, un sofá de estilo contemporáneo tapizado en piel blanca y un gran espejo , que ayuda a ampliar visualmente la estancia, marcan el estilo decorativo ecléctico de toda la vivienda.

En la imagen, se ven las instalaciones tanto eléctricas, como las del aire acondicionado. con tuberías que bajan por las paredes.
En la imagen, se ven las instalaciones tanto eléctricas, como las del aire acondicionado. con tuberías que bajan por las par

Un amplio corredor, que cuenta con una serie de columnas de metal fundido, muy de moda a finales del siglo XIX y principios del XX, con sus tradicionales bases y capiteles con adornos, que ya existían en al estructura original, tras ellas una sucesión de puertas de madera con cristales al ácido que dan acceso al resto de habitaciones de este ático y para iluminarlo unas lámparas colgantes que simulan suaves y algodonosas nubes.

Una serie de puertas acristaladas se suceden en el amplio pasillo.
Una serie de puertas acristaladas se suceden en el amplio pasillo.

Uno de los dormitorios con los que cuenta esta vivienda, donde se combinan paredes pintadas en color blanco, con otras de ladrillo visto. En el centro un alto cabecero tapizado con piel de vaca, con sus características manchas blancas y marrones y a los pies un banco que luce un tapizado en cuero,  al igual que el sillón de la derecha de la imagen.

Con una decoración sencilla con un toque rústico, vemos uno de los dormitorios de este apartamento.
Con una decoración sencilla con un toque rústico, vemos uno de los dormitorios de este apartamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *