10 cocinas con claraboyas

Las claraboyas, aportan la luz que no tenemos naturalmente, ya

sea por falta de ventanas o simplemente por querer mucha luz en

la estancia que deseamos. Un truco es imitarla con luz artificial,

poniendo un marco de ventana alrededor de una plancha de acetato

o metacrilato translucido y situarla en el techo con luces en su

interior, pero claro está una verdadera claraboya es infinitamente

mas espectacular y podemos ver el cielo por ella.

El aporte de luz y calor natural hace que se reduzca la factura de la

luz y sobre todo, ayuda a que el gasto energético sea menor, por

lo que se apoya al medio ambiente.

 

Una muy amplia cocina con dos grandes claraboyas en su techo

inclinado, aunque esta tenga unos amplios ventanales y una puerta

doble al exterior.

Luz natural

Luz natural

Unos enormes ventanales enmarcan este salón comedor con cocina,

al que se le han sumado tres claraboyas en el techo inclinado de la

zona de los ventanales. Luz a raudales.

Cocina y comedor

Cocina y comedor

Esta cocina se ha realizado en un anexo de la casa, se ha rodeado

grandes puertas de cristal que dan al jardín, lo que realmente

destaca de esta estancia es la enorme claraboya a modo de tejado

a cuatro aguas, como los invernaderos. Luz por todos sus lados.

Un patio interior

Un patio interior

En este caso la claraboya también se ha hecho con forma de

invernadero, pero esta vez solamente a dos aguas con mucha

inclinación y como si no fuese suficiente al fondo hay una gran

ventana. Con tanta luz y todo de color blanco, casi se necesitan

gafas de sol para trabajar en esta cocina.

Invernadero a dos aguas

Invernadero a dos aguas

Dos claraboyas en el techo inclinado suma luz, a la ya aportada

por la ventana y la puerta de salida al jardín, de esta fabulosa

cocina

Tradicional y luminosa

Tradicional y luminosa

En un techo plano dividido por vigas y aprovechando los espacios

libres que quedan entre ellas se han situado dos claraboyas.

Luz cenital

Luz cenital

Tres grandes claraboyas, la ventana y la puerta acristalada iluminan

esta amplia cocina con office de tonos blancos.

Blanca y luminosa

Blanca y luminosa

Rodeada de luz por todos lados, claraboyas en el techo de la cocina

con office y en el pasillo que la divide, añadiendo los ventanales que

dan a los jardines.

Luz y mas luz

Luz y mas luz

Techo plano con cuatro claraboyas para iluminar esta cocina

abierta al salón.

Sencilla y lineal

Sencilla y lineal

Aprovechando la ampliación al jardín de esta cocina con grandes

cristaleras, se le han añadido unas claraboyas inclinadas apoyadas

en estas.

Invernadero

Invernadero

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *